“Peligros” para el peregrino

Los peligros son mínimos, básicamente frutos de la imprudencia o falta de sentimiento de peligro

Accidentes de Trafico.
A lo largo del Camino hay tramos por carretera. Usa el sentido común. Da igual que seas un caminante, ciclista o caballero desplázate siempre en fila india, y respeta a los conductores.
Circula por el arcén izquierdo, excepto, en los caso que haya habilitado un carril para peregrinos. Un  grupo de peregrinos, que invaden la calzada, se exponen al  peligro de ser atropellados.

Mordeduras de animales o picaduras de insectos
No tomes contacto, ni acaricies a animales domésticos o salvajes En caso de ser mordido por un algún animal, no lo mates, procura atraparlo y ponte en contacto de inmediato con los Servicios Médicos de Urgencia, puedes estar afectado de rabia.

Golpe de Calor
.
Si te encuentras agotado o necesitas socorrer a alguien por golpe de calor:
Recuerda que debes colocarle en sitio fresco, permitirle respirar y ayudarle a disipar el calor, moviendo cualquier objeto a modo de abanico, proporcionarle, abundante liquido con ciertas pausas, nunca debe estar demasiado frío. Puedes usar bebidas isotónicas, sueros afrutados o agua con un poquito de sal o bicarbonato. En caso de gravedad avisa a los servicios de urgencia.

Agujetas y lumbagos.
Las agujetas y calambres son muy frecuentes en peregrinos, con mucho peso en la mochila y falta de entrenamiento…. Puedes reducirlas, tomando muchas bebidas azucaradas, zumos, masajes. Se recomienda descansar y reducir peso a la mayor brevedad. Los lumbagos, casi siempre, se producen por un exceso de peso en la mochila, reduce peso, descansa y busca la lista de Albergues que facilitan masajes.

Ampollas y rozaduras en los pies.
Casi siempre, se deben a un calzado inadecuado, nuevo, no transpirable o a unos calcetines mal puestos o inadecuados. Las rozaduras, suelen producirse en la entrepierna como resultado de pantalones muy ajustados o en los hombros por tener la mochila mal ajustada.

Grandes Mochilas
.
Un gran peso en la mochila, puede causarte lesiones en la columna que no se reflejen hasta muchos años después.

Tendinitis.
Típico de peregrinos con gran preparación física, que no valoran ni dosifican el esfuerzo.

Buen Camino!

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *